Primeros esfuerzos para superar la opresión


Siyyid ‘Alí Muḥammad, el Báb, desempeñó Su misión durante los albores del siglo XIX en Irán. Sin embargo, las personas de diferentes países del mundo, doscientos años después, pueden identificarse con los esfuerzos que el Báb y sus discípulos realizaron por superar la opresión.

La sociedad iraní de aquel tiempo estaba sumida en la corrupción, el dogmatismo religioso, los prejuicios entre diferentes grupos sociales —étnicos, religiosos, nacionales, sociales—, el analfabetismo, la tensión política, la fragilidad económica y la opresión de la mujer, por mencionar algunos de los problemas sociales. La vida y obra del Báb y los esfuerzos de Sus seguidores pretendían liberar a dicha sociedad del yugo de esa opresión que dejaba poco espacio para que el alma humana volara libre. En otras palabras, las pasiones animales esclavizan al espíritu, cuya inercia es volver hacia su creador, remontarse en el océano del conocimiento, disfrutar de la belleza y la armonía, contemplar las maravillas de la naturaleza y de la humanidad, vivir libre del apego material y de la búsqueda del reconocimiento social.

Las consignas por evitar los conflictos religiosos, el estímulo por buscar el conocimiento y por emancipar a la mujer, las denuncias públicas a la corrupción religiosa y la condescendencia política, los llamamientos por liberarse del conocimiento adquirido y emprender una búsqueda de la verdad de forma independiente, el acicate por desprenderse de las tradiciones, la revelación de unos textos que proporcionaban un lenguaje rico y amplio para abordar cuestiones místicas y filosóficas son todos ejemplos de iniciativas que el Báb lideró para superar la opresión.

La sociedad del siglo XXI no parece tan distinta de la sociedad en la que el Báb vivió y fue ejecutado. El espíritu y la opresión de ese tiempo parecen estar presentes hoy día, aunque las formas que adoptan hayan variado. Incluso algunas de aquellas tendencias pueden haberse intensificado debido la globalización de las mismas y la amplificación que producen las nuevas tecnologías de la comunicación. Por ejemplo, el dogmatismo religioso sigue presente en muchas sociedades, pero han surgido otro tipo de dogmatismos de naturaleza secular, ya sean estos cientifistas o económicos. El nivel de analfabetismo se ha reducido, pero la incapacidad de gestionar y digerir el aluvión de información que nos bombardea por las redes ha generado otro tipo de ignorancia y dificulta el pensamiento crítico. La tensión política es casi omnipresente y se traslada a la vida social, mediática y académica en forma de polarización. Las crisis económicas son recurrentes y tanto la fragilidad del sistema económico global como las consecuencias ecológicas que produce son patentes. La conciencia de la necesidad de emancipar a la mujer se ha incrementado, pero han surgido otras formas de dominación más sutiles.

De igual manera, las áreas que el Báb identificó, sobre las que trabajó y por las que murió, siguen constituyendo avenidas para la reflexión y la acción colectiva transformadoras. La necesidad de superar la contienda religiosa y la radicalización son elementos centrales de la agenda de seguridad de muchos países. La imperiosa necesidad de conocimiento, del incremento de las capacidades cognitivas, de la información veraz y contrastada son aspectos esencialmente necesarios en la actualidad. El empoderamiento femenino para colaborar con el hombre en la creación de un mundo más justo y sostenible se reconoce como uno de los mecanismos clave para alcanzar la paz y erradicar la pobreza. La centralidad de una ética pública que inspire la política; la promoción del pensamiento independiente; la formación de modelos de vida colectivos que refundan las relaciones entre individuos, comunidades e instituciones a la luz del principio de la unidad orgánica; la producción de un lenguaje rico que permita un diálogo entre la ciencia y la religión para abordar problemas sociales y que permita pensar sobre temas profundos, incluyendo los dilemas morales y las cuestiones espirituales, son todos estrategias cruciales para enfrentar los desafíos del mundo de hoy.

Explora acerca del Báb

Los bahá'ís de España

El bicentenario del Báb (1819 - 2019)


En octubre de 2019 el mundo entero conmemora el 200 aniversario desde que esta Luminaria se remontara sobre el horizonte del mundo. Las centenares de miles de localidades y comunidades en las cuales residen seguidores de Bahá'u'lláh, brillarán en conmemoración de Su Aparición.

Bahá'ís en tu localidad Expresiones artísticas sobre el Báb

Conoce a los bahá'ís de España


Quiénes somos »

La comunidad bahá’í de España cuenta con miembros de procedencias culturales y étnicas diversas, tanto de dentro como de fuera de sus fronteras, diversidad que se ve reflejada en su riqueza artística y lingüística.

Qué hacemos »

Los bahá’ís, en colaboración con otros individuos y organizaciones, se esfuerzan por contribuir al avance de la sociedad inspirados por la visión de Bahá’u’lláh de un mundo próspero, justo y unificado.